No saber qué quieres y saber que el tiempo para decidir se acaba es todo un tema. No para todos/as. Algunos/as lo viven con tranquilidad, otros aumentan su ansiedad mientras más se acerca la “ola” y otros lo pasan mal antes porque saben que se sentirían mucho más tranquilos/as y felices si tuvieran un plan, un propósito, una meta.

Todos/as somos distintos/as y por lo tanto reaccionamos y necesitamos cosas diferentes frente a este desafío.

Puedes considerar que “es ridículo elegir a esta edad lo que vas a hacer el resto de tu vida”, y yo entiendo cómo te sientes, pero de verdad que no tiene por qué ser tan terrible.

Si puedes y quieres tomarte más tiempo antes de decidir ¡perfecto! pero si te gustaría entrar a estudiar y sueñas con dedicarte a algo que te motive, que te haga feliz, que sea un aporte y te permita tener la vida que tu quieres…

Esta página Web y lo que hago, es para ti.

¿Por qué vale la pena “trabajar” en saber qué quieres? ¡Tiene muchos beneficios!

  1. Vas a sentir tranquilidad con respecto al tema. Sabes para dónde quieres ir, quién eres y quién quieres ser. Puedes responderte a ti mismo y también a quienes te hacen la famosa pregunta “¿Y qué vas a estudiar?”.
  2. Vas a tener la posibilidad de armar un plan para llegar a donde quieres ir: tiempo para madurar la idea, averiguar de oportunidades y campos laborales, comparar entre universidades ¡hasta hacer actividades voluntarias en el área si quieres!
  3. Vas a tener una motivación real y clara para estudiar los ramos del colegio, mejorar tus notas y preparar la Prueba de Transición (ex PSU). ¡Porque hacerlo tiene un sentido!

No te digo que morirás de ganas de estudiar, pero está demostrado que tener una meta clara, nos ayuda a mantener el esfuerzo aún cuando las cosas se pongan difíciles o nos pille el día con menos ganas y más distracciones.

  1. Vas a aumentar la sensación de control sobre tu vida. Tendrás menos dudas respecto a lo que implica terminar la etapa escolar y empezar una nueva. Hasta ahora no has decidido tantas cosas “grandes” en tu vida, por eso es importante esta oportunidad.
  2. Vas a tener mucha más cabeza y corazón para disfrutar de la etapa del colegio, de tus amigos/as y de tu vida en general.

Porque pensar y hablar de tu futuro no va a ser un estrés sino algo que te motiva, te ilusiona y te hace sentir bien contigo mismo/a.

Se siente muy bien cuando ya sabes, es mi motivación principal trabajando con jóvenes como tú, por eso dedícale tiempo. Sobre todo si ya estás en 4º medio, mientras antes, mejor.

No necesitas saber todo lo que quieres hacer en tu vida, sí descubrir cómo quieres empezar, desde dónde te quieres parar, más menos a dónde quieres ir…

Piensa ¿Cómo te quieres sentir? o ¿Cómo crees que te vas a sentir cuando ya te hayas aclarado, decidido?

Escríbelo para ti y trata de poner detalles, vive esa sensación para que te motives a empezar a lograrlo de verdad ¡Puedes!!!

¡Déjame tu comentario, te respondo!

María José

Si eres profesional, trabajas con estudiantes y te ha parecido interesante este artículo, te invito a conocer mi trabajo como formadora de otros/as profesionales, apoyo en colegios y speaker!

Deja tu comentario