Dejar de lado el tema vocacional
y centrarte sólo en tus notas y PDT.

¡Típico Error! 3 tips muy concretos
para que a ti no te pase

Cuando Mariana estaba en 1º medio, estudiar en la universidad era algo que veía muy lejano. Si le preguntaban por carreras… ¡menos! “¡Pero si para eso falta mucho!” pensaba.

Lo que sí tenía claro, era que quería tener buenas notas y que le fuera bien en la PDT, para poder elegir, “porque mientras más puntaje, más opciones”, decía. Así es que de eso sí se preocupaba.

Pasó el tiempo y, estando en 3º medio, la pregunta por la carrera estaba mucho más presente. Varias amigas estaban bien seguras de lo que querían, pero ella no. Sin embargo, confiaba en que de repente algo le iba a llamar la atención, “que se iba a dar naturalmente”. Le gustaban varios ramos, no necesitaba estudiar mucho para que le fuera bien, así es que estaba tranquila con sus notas y el próximo año pensaba hacer preuniverstario. Ése era el plan.

Cuando ya cursaba 4º medio, a mitad de año, Mariana sentía que estaba súper perdida. Tenía buenas notas, le iba bien en los ensayos, pero seguía sin tener idea de qué estudiar. No entendía por qué otros sabían qué querían, estaban entusiasmados y ella no.

En el colegio había ido a charlas vocacionales, había hecho un par de tests, pero no ponía mucha atención, sentía que no le aportaban, porque le decían lo que ella ya sabía: “Que le gustaban muchas cosas, que le iba a ir bien en cualquier carrera que estudiara…..”

Mariana tenía razón en 1º medio, cuando decía que tenía mucho tiempo por delante para pensar en la carrera, y también fue buena decisión esforzarse en aprender y tener buenas notas. Lo que falló fue que no daba lo mismo cómo aprovechar esos años.

Descubrir la vocación “naturalmente” es lo que la mayoría espera y, efectivamente, a muchos/as les pasa. Pero “naturalmente” no es sinónimo de “no hacer nada”.

Puedes leer más sobre esto en El error nº1 que cometen los estudiantes que no saben qué carrera estudiar: Creer que con el tiempo se van a orientar “naturalmente”.

Dejar de lado lo vocacional y centrarse solo en el estudio es súper común, pero la verdad es que no es buena idea. Lo ideal es llevar bien los dos objetivos: estudiar y avanzar en definirse vocacionalmente.

¿Qué podrías hacer para que a ti no te pase?
Además de preocuparte del estudio y disfrutar la época de colegio, sirve mucho que pongas atención en los siguientes tres tips:

Tip #1

No evites la pregunta ¿Qué vas a estudiar?

Entiendo que estresa y te puede dar lata pensar en esto, porque no saber da nervios. Pero quedarte en el “no sé”, sólo hace que no avances y sigas pegada en esa respuesta, en esa incerteza. No la sigas dejando para más adelante. Ya, ok, si quieres evita la pregunta para otros, pero no para ti misma. Tú si empieza a dedicar tiempo a esa reflexión, de a poco.

Parte con una lista. Anota actividades que te gusta hacer, por más simples que sean; los ramos o materias que disfrutas; los que se te hacen más fáciles; piensa si admiras lo que hace alguien a tu alrededor o lejos de ti, puede ser también ideas en base a personajes ficticios, de libros, de películas o series de Netflix. Después piensa por qué te gusta cada una de esas cosas que anotaste y ve si hay respuestas que se repitan más.

Puedes ver más ideas sobre esto en el artículo Clave para tu orientación vocacional: dejar de evitar la pregunta ¿qué carrera estudio?

Tip #2

Cuando tengas oportunidades de orientación vocacional, ¡aprovéchalas!

Es probable que hayan distintas actividades organizadas por tu colegio, con dos objetivos principales:

  • Ayudar a que tú te conozcas bien, en cuanto a qué te gusta, qué te motiva, qué habilidades tienes, cómo eres.
  • Ayudar a que te informes sobre carreras y universidades.

Quizás no siempre tengas claro que la actividad te vaya a servir, pero dale la oportunidad y tómatela en serio. Si te cuesta mucho hacerlo o no entiendes bien cómo, pregunta y pide ayuda.

Tip #3

Enfócate en ti primero
y después sal a mirar afuera

No te compras un pasaje para ir a “alguna parte”, antes de elegir a dónde quieres ir, ¿cierto? Si vas a comprar y dices “me da un pasaje”, te van a decir “ok, un pasaje a dónde?

Salir a mirar carreras con sus mallas y universidades es súper confuso si no sabes qué andas buscando. Hay demasiada información, demasiadas opciones…

Si te metes a Internet y pones “orientación vocacional”, “qué carrera estudiar”, salen miles de ofertas de ayuda, test en línea, opiniones y universidades que quieren atraer tu atención, pero, ojo, no necesariamente será para ayudarte. ¿Cómo resolver esto? Está muy relacionado con el punto 1. Avanza en definir qué quieres. No necesariamente elegir una carrera ahora, pero sí tener claro qué es importante para ti, la vida que quieres tener, cómo eres y cómo quieres ser.

Teniendo eso más claro, ya no sales a mirar cualquier cosa a donde te lleve el viento, sino que puedes decidir mejor qué áreas quieres explorar.

¿Qué te parece? ¿Te sientes identificado/a?

Déjame tu comentario ¡Te leo!

María José

Si eres profesional, trabajas con estudiantes y te ha parecido interesante este artículo, te invito a conocer mi trabajo como formadora de otros/as profesionales, apoyo en colegios y speaker!

Deja tu comentario